Introducción

Escritor y predicador ascético, patrono del clero español y desde el 7 de octubre de 2012, cuarto Doctor de la Iglesia en España y trigésimo cuarto Doctor de la Iglesia Universal.

Montilla se convirtió en el centro de su misión apostólica en Andalucía y tiene la gran suerte de tener a una figura que es patrón del clero secular español y que su Santidad el Papa Benedicto XVI, proclamó el 7 de octubre Doctor de la Iglesia Universal.

Esta ciudad se ha convertido en el epicentro de peregrinos que visitan sus restos guardados con cariño en la Basílica Pontificia dedicada a él, por ello hoy Montilla se puede llamar “Avilista”.

Los lugares a visitar son: Donde él enseñaba, rezaba, se reunía con sus discípulos, con san Juan de Dios, con san Francisco de Borja; donde escribía sus cartas a san Ignacio de Loyola y a santa Teresa de Jesús, sus tratados, sus memoriales; donde celebraba la eucaristía, oraba, hacía duras penitencias, se preparaba para predicar, daba sus grandes sermones, …. En definitiva, donde se formó a imagen de Cristo, los lugares en los que llego a ser tan gran santo, Doctor de la iglesia, Apóstol de Andalucía, Maestro de santos y patrono del Clero Secular.

Basílica Pontificia de San Juan de Ávila

Sepulcro relicario del Santo Maestro Juan de Ávila. Apóstol de Andalucía, y de la Casa nobiliaria de Aguilar (s. XVI).

Templo neoclásico del S.XVIII. Permaneció sin terminar hasta 1944. Se conserva el Mausoleo del Marquesado de Priego, retablos e imaginería barroca y moderna.

En esta Basílica de Montilla descansan sus restos que él mismo dejó como legado, a los padres Jesuitas.

Convento de Santa Clara

Guarda la memoria de hechos extraordinarios y numerosos recuerdos personales del Maestro espiritual de la Condesa de Feria, Sor Ana de la Cruz, y posteriormente de las Hnas. Clarisas.

Monumento Histórico Nacional. Edificado en el S. XVI por mandato del primer Marqués de Priego. Iglesia con portada gótico-plateresca y puerta con artesonado mudéjar: Retablo mayor churrigueresco (S. XVIII). En su interior se encuentra una de las joyas más importantes del patrimonio conventual andaluz.

Parroquia de Santiago

Centro de su ministerio sacerdotal en Montilla. Numerosos fieles acudían a oír su predicación y recibir sus consejos.

Templo del S. XVI. Restaurado en el S.XVII. Contiene Retablos, imágenes manieristas barrocas. Destacan Ecce Homo (Juan de Mesa el Mozo, S.XVII), San Francisco Solano (Pedro de Mena, SXVII). Crucificado mejicano de Zacatecas (S.XVI y pinturas y apostolado de José S. Garnelo (s. XX).

Casa de San Juan de Ávila

Oratorio y casa museo donde vivió y murió San Juan de Ávila (1569).

Conserva el aspecto original de una modesta vivienda del S. XVI. Reliquias, esculturas y pinturas de los siglos XVI, XVII y XVIII.

Palacio de Medinaceli

En sus muros se forjó la gran amistad espiritual de San Juan de Ávila con los Marqueses y sus hijos; ésta fue decisiva para su obra.

Una vez demolido su castillo y residencia, en 1508, los marqueses de Priego y duques de Medinaceli construyeron el palacio en lo que hoy se conoce precisamente como Llano de Palacio, en él se hicieron obras desde el siglo XVI en adelante.

Ofrece un sencillo pero monumental proyecto, que todavía es deudor de la tradición manierista, aunque puede datarse en el siglo XVII. Hoy día es propiedad privada.